Cuando las estadísticas no encajan

Los días son continuos cruces de caminos con amplias rotondas que te colocan en el mismo punto de partida, un punto de partida que puede ser perfecto o ese punto que no querías volver.

Entre tantos cruces de caminos, rotondas, se ven también cauces de ríos y te das cuenta que el agua que pasa hay que dejarla correr, pues si no se deja correr se estanca y apesta sin dejarte hueco para beber agua fresca de días nuevos.

Lo que expreso puede que a nadie le encaje pero es que últimamente no encajan cifras, ni letras, ni estadísticas, ni datos, no encajan palabras ni aunque quieran encajarlas con absurdas explicaciones, lo único que encaja es que lo incajable está siendo creído por infinidad de personas cuyo comportamiento solo es comparable a una marioneta, iba a decir borregos pero me están dando pena los borreguitos, que culpa tienen esos animalitos como para degradarlos tanto comparándolos con humanos descerebrados.

No sé, puede que piense demasiado, hablan de Franco como dictador pues había que hacer lo que él decía, Hitler quiso hacer una raza aria queriendo acabar con los judíos, ¿donde está la diferencia? ahora con esta cortina de mentira quieren dividir a los vacunados del tal Covid 19 y a los que se niegan a que invadan su cuerpo con algo que directamente están experimentando sobre la marcha.

Anda por ahí un anuncio que habla de una crema depilatoria y para esa chorrada tienen el eslogan “tu cuerpo tu decisión” sin embargo no quieren dejar opción de decidir para inyectarse algo que no quieres que invada tu cuerpo.

La vida es un paseo precioso en que vas disfrutando con tus logros, con los logros de tus hijos, con tus animales, con todas las cosas y personas que decides que te rodeen.

Cada persona tiene el derecho de decidir por cual camino elegir en ese cruce, cuántas vueltas le darás a esa rotonda y el agua que te de la gana beber.

Mi perra Noa ya ha concluido con el tratamiento de corticoides, gracias a nuestro buen hacer como dueños responsables y a su veterinario, ha superado una Meningitis Bacteriana.

Mi gato Pinky ha muerto recientemente, no estaba enfermo solo que ya tenía más de 20 años, era muy mayor, es lo que tiene llegar a ser muy viejo y fue muy feliz.

Mis perros Gato y Noa y Botas el gato poseen sus carnet de vacunas al día.

Hay un nuevo miembro en la familia, un perrito que ha adoptado mi hijo, se llama Chicharrón, yo le llamaré Ron, aunque no es nombre definitivo, por supuesto tendrá todas sus vacunas.

Mis hijos también tienen sus vacunas desde pequeños.

Con esto quiero decir que no estoy en contra de las vacunas, pero esto que llaman vacunas es algo que están obligando a inyectarse, son dañinas, inefectivas en todos los aspectos, nos las quieren meter con mentiras que las maquillan para que cuadren y no cuadran.

Estoy dedicando mi tiempo a escribir en mi agenda de cosas que me importan una mierda pero hay que estar muerta, muerto, muertes para que todo, toda, todes lo que está ocurriendo no me afecte.

En resumidas palabras… mierda to.

Cómo saber apuntar en la agenda de las cosas que importan una mierda.

Los días son esos que van pasando con el tiempo y rellenándolos con esas cosas que hacen los días llenables.

Muchas veces mientras se vive aparece esa canción de Estopa, esa del run run, y suena ese run run en tu cabeza a modo de pensamiento que va dando vueltas una y otra vez llenando el día y la mente, es en ese momento cuando ese pensamiento runruneante se convierte en preocupación.

Preocupación que las personas necesitan compartir para liberar cargas, pero parece que el oír preocupaciones no lo hago muy bien, hago muy malamente cuando me cuentan una preocupación.

Siempre pienso que mientras que no haya ningún muerto por medio siempre digo que la preocupación no es nada y tiene solución, estoy en que le quitó importancia a las preocupaciones y no me rasgo las vestiduras, vamos que le quitó hierro al asunto, y no me considero frívola ya se sabe, persona que no concede a las cosas la importancia que merecen, no las hace con la seriedad, el sentimiento o el interés requeridos y solo piensa en el aspecto divertido o lúdico de la vida, parece ser que eso es propio de una persona frívola, carece de la seriedad que merece o está hecho sin el interés…

No soy psicóloga pero es de cajón que la preocupación de manera continua no es efectiva, anula la claridad del pensamiento, y cuando el pensamiento se anula y no es claro es cuando solo se divisa el pensamiento dañino desvaneciendo a la persona, es el momento de apuntar ese pensamiento en la agenda de cosas inútiles.

Hay que acaparar el presente, las preocupaciones dentro de pensamientos en bucle impide ver, ese run run del mundo marrón solo hay que escucharlo si lo canta Estopa.

La vida solo es un momento en el tiempo que nos presta la muerte, hay que saber vivir siendo feliz y con eso estás dando felicidad a los que te quieren.

En la vida todo tiene solución, en la muerte no.

Hay que saber cuándo se tiene que apuntar en la agenda de las cosas que importan una mierda.

Cazando al mito de los gritos del silencio

Se suele decir que no existe un grito más grande que el silencio, puede que en otro espacio lugar o tiempo algo silencioso llamara la atención y se pudieran escuchar los gritos del silencio.

Discrepo, el silencio es silencioso y no se escuchan gritos en él, y menos se escucha el silencio cuando el mundo está envuelto en una vorágine de ruido.

El silencio te deja al margen, no expresar tus sentimientos ya sea alegría, penas, desdichas o felicidad si lo silencias nada se escucha.

Alguien silencioso está inexistente, incluso manteniendo el silencio abres la puerta de que otros hablen, opinen, pongan voz en tu silencio y seguramente no será lo que realmente quieres decir.

Se suele decir que mucho ruido y pocas nueces pero a veces hay que hacer ruido aunque las nueces sean pocas; puede ser que aunque pocas sean las nueces necesarias para no tener una indigestión.

Si el mundo fuera silencioso no haría falta hablar pero estamos en un mundo donde el silencio brilla por su ausencia, si contestas silencio se escucha mucho ruido, el silencio que aportes jamás reducirás los decibelios de lo que te rodea.

Se escuchan de manera ruidosa muchas  incoherencias que la hacen ley y si al oírla te quedas en silencio te hacen comulgar con ruedas de molino.

Puede parecer absurdo lo que expongo pero quiero deshacer un mito.

No estoy de acuerdo con que el silencio es el grito más grande.

No estoy de acuerdo con los gritos del silencio, si hay que gritar se grita pero sin silencio.

El silencio no hace ruido, es silencioso por muchas metáforas que se le adjudique si estás en silencio nadie te escucha.

Me quedo mejor con el dicho de que quién no llora no mama.

Me han sugerido un grupo para que me apunte #Rociomiente

He abierto mi table y me han sugerido un grupo, #Rociomiente, un grupo con muchísima gente y más publicaciones al día.

Nunca me ha caído en gracia Rocío Jurado pero tengo que reconocer que tenía una voz de escándalo.

Pero me han sugerido éste grupo, un grupo que me dice #Rociomiente y ¿quien me dice que esto es un grupo quien lo ha fundado? Y si ha fundado este grupo el maltratador para apuntillar a su víctima.

Estoy totalmente descolocada pues no veo estos programas del llamado corazón pero he visto uno del documental de Rocío, existe pruebas de un maltrato pero parece ser que si una persona posee un pico de oro el maltrato no existe.

Es el síndrome de la cobra y la flauta, la flauta con su música hipnotiza a la cobra, el maltratador, manipulador… con su labia hace que todo el mundo lo crea, se puede aplicar a cualquier ámbito.

Estoy en contra de todo maltrato, hombre a mujer, mujer a hombre, hijos a padres, padres a hijos, maltrato a animales… todo maltrato es despreciable.

Rocío y familia son personas que me son indiferentes pero dentro de esa indiferencia te das cuenta de que son personas.

El estar en contra o a favor no es el tema, el tema es que te dicen una y otra vez que no al maltrato y resulta que cuando una persona comienza hablar de su maltrato nadie la cree.

Hay que ser realista, no soy una experta en este tema, pero el maltrato está ahí, en cualquier clase social y si me apuras mucho creo que existe más maltrato en la clase alta, más maltrato y mas silencio, pues al poseer un estatus social más alto no quieren que se sepa y guardan silencio para no pasar vergüenza, no soy psicóloga pero lo supongo.

Me da igual Rocío Carrasco, en verdad me da igual cualquier persona que no sea de los míos, pero hay un dato que quiero apuntillar porque es realidad.

No veo los programas del corazón pues siempre he pensado que son programas mononeuronales para entretener a un pueblo metiendo estupideces en sus cabezas para que no piensen, pero cuando cambiando de canal he visto al ex marido de Rocío Carrasco siempre he visualizado en el a un sinvergüenza prepotente que se ha valido de su verborrea para hablar malamente de su exmujer, pero la culpa no es de él ni de ella, la culpa es de quienes les da crédito en programas a personas que… vamos a suponer que son personas que les han echado de su trabajo por apropiarse de un dinero que no debía, que credibilidad se le puede dar a esa persona, pero se le han dado esa credibilidad y ese poder en un canal de televisión, una mierda vamos.

Antes de todo éste revuelo del documental de Rocío para mí la imagen de su ex era de sinvergüenza totalmente y rotunda mala gente.

La imagen de ella por mucho maquillaje que en televisión le aplicarán los profesionales no podían alegrar la tristeza y el vacío de sus ojos, eso saltaba a la vista que era una mujer destrozada, solo había que verla.

Y recalcó que ni fu ni fa la vida de éstas personas, pero la hipocresía de la sociedad es vomitiva.

No encaja nada en esta sociedad, te dicen que ante el maltrato reaccione y la gente reacciona en contra de la víctima.

 La gente es esa que no se merece nada, si das silencio te cuestiona, si das explicaciones te cuestionan y no te creen, si lloras son lágrimas de cocodrilo, si ríes eres una sinvergüenza, si vives deberías morir y si mueres qué pena… lo mejor es vivir tu vida e ignorar a la gente, forma sutil de mandarla a la mierda.

¿Que está cobrando por hablar? Que importa eso, cuántos años lleva cobrando un hombre hablando en contra de una mujer que se ha mantenido callada.

No soy experta en este tema, pero la sociedad es una hipócrita de mierda pues para que reconozcan que una mujer es maltratada tiene que estar muerta.

Las mujeres maltratadas tienen ya su himno

Es un gran necio,

Un estúpido engreído,

Egoísta y caprichoso,

Un payaso vanidoso,

Inconsciente y presumido,

Falso, enano, rencoroso,

Que no tiene corazón

La estupidez se abre camino… o camina

Al buen entendedor con pocas palabras basta.

Dicho o refrán muy antiguo que más o menos significa que una persona inteligente o con dedos de frente no necesita muchas palabras para entender lo que se le dice.

Se va evolucionando y cada vez somos más inteligente, algunos más que otro eso depende del espécimen, pero por regla general desde la prehistoria hasta ahora el cerebro del hombre está actualizándose a pasos agigantados, el cerebro del hombre, se sabe que al decir el hombre también engloba y entra la mujer.

Cuando estudiaba en el colegio me enseñaron que el masculino abarcaba los dos géneros cuando se nombraba a un grupo de personas de ambos sexos, si ya sé, en los tiempos de los dinosaurios, dinosaurios en masculino pero todos sabíamos que también había dinosaurias.

Cuando había reunión de padres en el colegio las madres sabían que también podían ir.

Cuando me preguntaban como se llamaban mis padres, yo decía el nombre, sin decir mi padre, mi madre, se sabía que el nombre femenino era el de mi madre y el masculino de mi padre.

Veía un programa de televisión que se llamaba Los Chiripiflauticos, con Locomotoro, el Capitán Tan, el tío Aquiles, los Hermanos Malasombra que eran malos de verdad y Valentina, todos sabíamos que existía Valentina, la única mujer del grupo, sin hacer falta decir los Chiripiflauticos y la Chiripiflautica.

Cuando en el cine había sesión para niños las niñas también íbamos a ver la película.

Había una serie de televisión de dibujitos “Erase una vez el Hombre” el ser humano en general nos sentíamos incluidos en esa historia.

Siempre he dicho que me gustan los perros, no hace falta especificar que también me gustan las perras,  me gustan los gatos, claro que las gatas también, pero veo absurdo decir me gusta los gatos y las gatas, los perros y las perras, los pájaros y las pájaras, los burros y las burras…

De pequeña me encantaba criar pollos, por supuesto que también había hembras…

Existía una poetisa, Gloria Fuertes, que escribía para los niños, las niñas también leíamos sus poemas.

Por los años Ochenta José Luis Perales escribió una canción que se llama “Que canten los niños” la cantamos niños, niñas, hombres, mujeres, ancianos, ancianas… nadie se sintió discriminado para cantarla.

Amaral tiene una canción que se titula “ Son mis amigos” y por supuesto que también se refiere a las amigas.

Que pedantería de canciones si tuviéramos que cantar…” Que canten los niños y las niñas…” o “ Son mis amigos y amigas…”

Se están agarrando a una frase que dice “ lo que no se nombra no existe” existe muchas cosas que no se nombra, más vale que nombren más veces la estupidez pues sí existe.

Escuchar ahora un discurso, que es ya insufrible y sobre todo político es agobiante, esa persona ahí diciendo, todos, todas, los ciudadanos, las ciudadanas, hombres y mujeres, niños y niñas, alumnos y alumnas, ancianos y ancianas, enfermos y enfermas… pierdes el hilo de lo que quieren decir y enferma me puse cuando escuché a no me acuerdo, no sé quién que dijo miembros y miembras.

No sé, vamos para atrás y se están volviendo todos defectuosos.

Eso de que si se censura no pasó es solo para cortos de mente… Por la memoria histórica.

El cerebro del hombre de Neanderthal  era grande, pero poco desarrollado por la parte frontal, la parte frontal la que sirve para desarrollar la fantasía, crear arte o no pensar en tonterías, así que se puede decir que los Neanderthales eran personas prácticas sin pajaritos en la cabeza, sin estupideces, ellos se regían por el instinto básico de supervivencia.

Sobreviviendo se evoluciono y hasta aquí hemos llegado.

No sé cómo se ha sobrevivido y llegado hasta aquí, sin internet, sin influencer, imagina en la prehistoria un influencer Neanderthal haciendo dibujitos en las paredes de las cuevas indicando como colocarse las pieles o un moño con un hueso en la cabeza, ¿como hemos conseguido vestirnos cada día sin el consejo de un influencer?, ¿como podía vestirme cada mañana y conseguir combinar una falda con un jersey o un pantalón con zapatos y bolso? influencer que nos diga que tienes que llevar ese flequillo de cortina como fulanita… que perdidos hemos estado tristes de nosotros (para quien no lo capte es ironía).

Influencer con consejos y trucos que creen que son la panacea del momento cuando son secuelas que en los Ochenta ya se inventaron.

En los Ochenta nos reinventamos, sin duda la mejor década del Siglo XX, por lo menos para mí.

Los Ochenta fue una puerta abierta a nuevas tendencias en todo los ámbitos, también de moda, mi madre me hacía trajes de mil colores, las faldas me las ponía de mini vestidos, las camisetas de falda, las alpargatas de cintas atadas al tobillo, esas que se pone la reina Letizia, las tenía de todos los estampados para todos los conjuntos, surgieron esos vaqueros que te los compraba ya destrozados y si los tenía nuevo los destrozaba a base de tijeras y lejía.

Las chaquetas con sus enormes hombreras, yo me desprendía de ellas pues no me gustaban nada, me colocaba las hombreras mejor en el sujetador, si ese truco de internet es muy antiguo.

Invadió ese video juego con colores llamativos, PAC MAN, para los amigos lo llamábamos comecocos, un círculo amarillo que le faltaba un cacho que parecía su boca, siempre comiendo y huyendo para que no se lo comiera los fantasmitas.

Estudiaba en la academia de peluquería y estética y apareció la invasión de los cortes más vanguardistas para el pelo, no, no se inventaron con las influencer, cortabas el cabello colocando la cabeza boca abajo dando tijeretazo a toda punta que sobraba, realizabas una coleta en la parte alta de la cabeza y tijeretazo número dos y fuera toda la punta, quedaba un perfecto capeado, asimétrico con mucho volumen en plan brushing, cardados esculturales, corte mullet con su larga coletilla detrás como un fleco solitario, permanentes descontroladas con cepillado para que el rizo se abriera de forma estropajosamente mullida, mechas como el rojo cereza o amarillo pollo, todo con mucha diversión cortando y peinando al ritmo de la mejor música.

Las mejores canciones surgieron en los Ochenta, canciones impactantes, es raro que te impacte ahora, existe algunas excepciones pero cualquier tema musical que saquen te recuerda algún otro acorde, entonación o letra ya cantada.

Aparecieron los primeros video clips, era una innovación ver una historia y asociarla a una canción.

Era una época en que por lo menos yo, pensaba que lo tenía todo, pero parece ser que faltaba algo que no se echaba en falta, algo móvil, lo más móvil que sacaba a la calle era mi bicicleta.

¿Como se pudo respirar sin móvil? Hoy en día mi móvil no lo uso, puede que a mis padres les hubiesen gustado la idea del móvil para localizarme e incluso un GPS, cuando salía por la puerta para ir a clase, a patinar, en bicicleta, de paseo, al campo o a la playa, ellos no sabían nada de mí hasta que no regresaba a casa, para los padres de estos tiempos eso es impensable.

Existían cabinas de teléfono en la calle, de esas que todos hablaban por teléfono con la puerta abierta por culpa de un corto cinematográfico que salió en la tele, pero no me servían para nada pues en casa no teníamos puesto el aparato, el teléfono llegó a mi casa cuando yo ya tenía 20 años.

(Quién desee saber más en internet existe mucha información, esto solo es un paseo por encima de mi memoria)

No sé si la evolución del cerebro para el arte y no me refiero a morirse de frío, vaya por buen camino, esto es el pasado y se va viviendo, adaptando, evolucionando cual Pokemon a medida que se va pasando el tiempo, las cosas que han pasado no se pueden cambiar y hay que aceptarla pues es lo que ha ocurrido en cada época, a eso se le llama historia y la estudié en el colegio.

El ser humano es muy inteligente, vale existen algunos zopencos que tienen la inteligencia atrofiada, por ejemplo los que no respetan la memoria histórica, hay cosas que han pasado y no gusta pero es historia.

No sé puede eliminar hechos que ocurrieron, aunque fueran terrible, no vale decir si elimino estatuas, nombres de calles… no pasó.

Parece ser que no entienden que si se hace desaparecer la evidencia no significa que no haya existido.

Si se pudiera hacer eso, entonces se estaría reinventando la historia en cada momento, historia a la carta como mejor nos interese, es lo que tiene el pasado, una vez que pasa ya pasó, siempre hay que aprender de él, no cometer los mismos errores, pero parece ser que el ser humano es ese hámster que corre por su ruedecita una y otra vez haciendo las mismas tonterías.

Vamos a suponer que hace mucho, mucho tiempo atrás se estrena una película que es un peliculón, por ejemplo “Lo que el viento se llevó” y hay escenas que quieren censurar porque son racista, el racismo no está bien pero ha pasado y está ahí, lo único que se puede hacer es que no vuelva a ocurrir, es más fácil no repetir los errores del pasado que borrar todo de un plumazo.

Aunque no guste hechos del pasado hay que conservar la memoria histórica.

La Teoría del Shock

Si mezclamos en gastronomía cúrcuma con jengibre, arroz con hinojo, garbanzos con habichuelas… haríamos un sinfín de combinaciones para entreverar pero que no pasaría nada, si no gusta no se come.

Pero existe ese pero cuando piensas que en otros ámbitos no se puede hacer eso, no se puede ensayar a la ligera.

Somos estadísticas de unos laboratorios que se han trasladado al mundo real, no está haciendo falta ratas ni cobayas para experimentar.

Vamos a suponer que mueren personas a consecuencia de unas vacunas poco ensayadas, creadas por unas industrias farmacéuticas que utilizan a diario a la gente como conejillos de India, con el respaldo de los virólogos pues según ellos es conveniente que mueran personas sanas antes de que mueran más por el virus, repitiendo hasta la saciedad que los efectos secundarios son tan raros que puede que no ocurran, que los beneficios de las vacunas superan los riesgos, pero puede que esos efectos secundarios estallen dentro.

Que importa sacrificar personas por unos efectos secundarios, provocando unas muertes que sin éstas llamadas vacunas no hubiesen pasado, no estoy en contra de las vacunas, de esas vacunas de años y años de investigación, esas son vacunas, estás tienen que demostrar aún lo que son, en verdad somos estadísticas, si mueres a consecuencia de la vacuna solo eres un número y encima te llaman mínimo.

Quien hace esas estadísticas, quién cuenta, quién coloca los números que interesa, no sabemos nada, solo lo que quieren comunicar lo que interesa, lo que les convenga.

Puede que todo esté en manos de un gabinete de expertos, tan expertos que son inexpertos en todo esto.

El Covid 19 existe y también existe el miedo que por todos los medios están metiendo en el cuerpo, un miedo que hace ver al virus en cualquier lado y en todo momento.

Uno de los síntomas de éste coronavirus es la perdida del gusto y el olfato, nadie ha cogido una gripe o un catarro que te haga perder ambos sentidos, ahora nadie se acuerda lo que es pasar una gripe, que se dice pronto una gripe, cuando agarro una buena gripe pierdo el gusto, el olfato, hasta las fuerzas de vivir por un rato.

Todo está lleno de grietas e incongruencias, sobre todo tantas incongruencias.

Se me viene a la cabeza la conocida Teoría del Shock, una teoría según la cual es posible hacer reformas impopulares mediante impactos en la psicología social a partir de desastres o contingencias, no sé porqué.

Fuera aparte de lo que yo crea como se está llevando, tema virus, tema de lo que sea, bien se están aprovechando barriendo para dentro todo lo que les interesa.

El perfecto círculo vicioso

Poseer una mente abierta es tener en las manos muchas más posibilidades dentro incluso de lo que llaman ilógico, ilógico son esas explicaciones que llaman ilógicas por ignorancia pero aplastan a la lógica.

No todo es blanco blanco ni negro negro, no hay que tocar los extremos pero se está viviendo lo extremista.

No pienso extenderme, mi afán no es convencer a nadie y no hay ganas, no existe más ciego que el que no quiere ver ni más sordo quién no quiere oir.

No soy negacionista pues el virus está ahí, no me es primordial hablar de éste tema pero es el que se vive ahora, a tocado, está latente y es la perfecta cortina de humo para que politicuchos y demás utilizan para hacer y deshacer a gusto.

Demos las gracias a las mascarillas y al desinfectante de las manos pues gracias a ellos el sistema inmunológico se está viniendo abajo, y para más inri se remata al dicho sistema con una buena dosis de una vacuna compuesta de lo que le ha dado la gana a las farmacéuticas, que su único afán es contar billetes aunque mate a la gente.

Una vacuna, que aunque tengan la poca vergüenza de decir que ésta vacuna de dos días no es obligada es obligada, pues en la mayoría de los casos si no te vacunas no trabajas o si no te vacunas no viajas.

Traerá la vacuna efectos secundarios, complicaciones con el desentendimiento de las farmacéuticas, pero dirán que esos efectos no deseados no será culpa de esa vacuna, que ni ellos mismos sabrán de sus consecuencias, pero esas vacunas están ahí para que la gente vea que están haciendo algo con ésta cosa llamada pandemia.

No me pienso vacunar, no podré viajar nunca me ha gustado viajar, no estoy en contra de las vacunas, no estoy en contra de esas vacunas de años y tiempo de estudios, porque esto que llaman vacuna no es vacuna ni na.

Como autómatas pasan las personas por todo lugar con sus mascarillas al respirar, y frotando sus manos con ese gel buscando protección ante virus y bacterias, y mata el gel a los virus y bacterias con sus potentes componentes, entre ellos el Triclosàn; famoso por ser cancerígeno y experto con experiencia en provocar alergias, bactericida que elimina a esos virus y bacterias pero todos están ignorando que existe una capa de bacterias beneficiosas de la dermis que al eliminarla deja en bragas al sistema inmunológico.

Dejando al sistema inmunológico sin defensas con tanta mascarilla, productos desinfectantes, geles de manos… se les están abriendo las puertas a un sinfín de enfermedades, entre ellas al Covid 19, están creando al perfecto círculo vicioso o la pescadilla que se muerde la cola… ésto no va acabar nunca.

Sistema inmunológico bajo, vacunas a destajo sobre una población que se deja hacer… Al Carajo, como decían los Mojinos Escozios, Al carajo.

Coronavirus, y le llaman el bicho, cuando está rodeado de personas con poder que son más bichos, buitres carroñeros volando sobre un virus.

Mi felicitación favorita siempre ha sido esa que digo; que la salud sea esa invitada pesada que nunca se va de tu casa, pero no sé si esa salud que nos quieren ofrecer con esa vacuna para erradicar al coronavirus sería conveniente tenerla en casa permanentemente.

Siempre existe ese pero que no es manzana es pero, pero se espera tantas cosas que en estos tiempos de coronavirus no existen y sin embargo sí existen muchas normas que no tienen sentido, normas de ese grupo de expertos… existirán esos expertos? ya una vez dijeron que no, porque iba a ser verdad ahora.

Dicen que todo lo que prohíben, imponen, restringen… es por salud, pero si analizas y piensas ves que hay muchas piezas en este puzzle que no encaja y las que encajan no tienen sentido.

Ahí está esa vacuna que dicen que será la panacea,  no paran de meter miedo para que todos nos vacunemos, las personas de riesgo, los ancianos… mal muy mal todo este derroche de terror sobre una población asustada.

Que el presidente del gobierno y todos del gremio se vacunen en directo por esa televisión que tanto les gustan, pero sin engañar, que se inyecten la vacuna de verdad y no vale un placebo, que seguro que se inyectarán un placebo y decir que es la misma vacuna de todos, el engañar al pueblo les resulta muy fácil, a un pueblo aburrido que están muchos malviviendo codeándose con la miseria, ahogados respirando sin aire a través de una mascarilla infecta de tanto usar, pues tienen poco dinero para tanta mascarilla renovar, manos despellejadas con tanto gel hidroalcohólico y por ende intoxicando todo el organismo, geles que queman, geles que explotan, gente asustada y mientras tanto aprovechando la cortina de humo del virus para chanchullos, para hacer y deshacer lo que les den la gana reinventando la historia.

Mientras el miedo al virus lo están sumergiendo cada día más adentro en los cuerpos de las personas con esas mismas noticias alarmantes, adaptando la información a lo que les conviene informar, a decir cómo tienen que actuar una población que está acatando a pies juntillas con mascarillas y no pienses, no saques conclusiones que enseguida te llaman loco negacionista.

No soy negacionista, el virus existe como tantos virus, pero este está rodeado de un matiz raro, incongruente que trae de cabeza a la gente, cabezas de gente que más de uno las quieren vacías, huecas sin cerebro para que no piensen.

Digo lo que pienso sin querer convencer a nadie,cada persona que actúe como optime oportuno, yo lo tengo claro, lo que no tengo claro es que todo esto hasta cuando.

Puede que no mueras por el Covid 19 pero puedes morir de miedo y asco.

Ayer me topé con una conocida de hace muchísimos años, nos caemos genial y yo le caía tan bien que incluso compró mis libros y los leyó, yo solo vengo para hablar de mis libros 😂

Me saludó, yo no la hubiera reconocido, y no solo por llevar mascarilla sino por su pelo, siempre teñido de un rubio perfecto y se encontraba totalmente desaliñao, su cuerpo macizote del deporte y sudores de gimnasio estaba rodeado de michelines amorfamente descolocados, la piel de los brazos cerosa sin color y así más detalles que la convertían en otra persona completamente distinta.

Le devolví el saludo con la alegría de haberla visto, ella me contestó en tono serio con un dónde está tu mascarilla?! Pregunta tonta, pues ha leído Te Matan Y No Te Enteras y sabe de qué va la cosa, directamente le dije que estaba exenta de usarla mirándola directamente a lo único que se veía en su cara, sus ojos.

Siguió con el tono serio riñéndome que debería de usarla, por obligación, por el virus…

Sinceramente aunque yo pudiera usarla no la usaría.

Con una voz confusa me dijo que le tenía mucho miedo al virus, que apenas salía de su casa solo lo hacía para comprar comida o medicinas, que la muerte por el virus es muy jodida.

Todas las muertes son jodidas, morir por enfermedades es jodido, sino que le pregunten a los enfermos de cáncer… todas son jodidas, simplemente morirse es jodido en todos los sentidos, pero veo más jodido morir y seguir vivo.

Esa mujer no era la misma que yo conocía, se había convertido en una mujer antipática, miedosa, aterrorizada, con su cuerpo decrépito y la mirada ida.

Puede que no se muera de coronavirus pero si asfixiada con su propia lana de borrega miedosa y asustada enterrada en vida.

Mal muy mal todo.